domingo, 26 de enero de 2014

Como tener un niño interior más feliz Por Nicté Bustamante

Como tener un niño interior más feliz
Por Nicté Bustamante
@Nykte
Mucho se habla de ese niño interior del que algunos terapeutas mencionan como una parte de las emociones en donde nosotros no hemos madurado y reaccionamos como un niño herido. Hacemos rabietas y explotamos, como si tuviéramos cinco años, pero con
consecuencias de adultos.
Este niño interior metafórico, es el que nos impide en muchos casos ser feliz, pues domina nuestras emociones al grado de hacernos destruir cosas, lastimar personas, perder oportunidades, o arruinar de algún modo lo que hemos trabajado.
Yo les recomiendo que presten atención a éste tema en su vida. Pues todos tenemos áreas de nuestra personalidad que no cuentan con la madurez necesaria para facilitarnos más nuestro transcurso por ésta vida.

Les voy a recomendar un ejercicio que a mí me ha ayudado a lidiar con mi niña interior que luego me hace alejarme de aquello o aquellos que me lastiman y hacer cada berrinche que me ha metido en problemas bastante serios:

1.       Cuando vayas a dormir, imagina que eres una niña arropada por tus papás, luego abrazas tu almohada o incluso un peluche y te vas a imaginar cuando tenías 5 años, es posible que veas atmósferas hostiles o ambientes nostálgicamente hermosos. No te dejes llevar por esas emociones y enfócate en ti como adulta. Vas a imaginar que la tú adulta es la que te arropa.

Puedes mantener un diálogo con “el tú” de niño o niña. Puedes charlar tus dudas y tus miedos con la ahora tu adulta. Es necesario que emplees tu experiencia para explicarle a la niña que eres tú y que está acostada, las razones de lo que está viviendo en ese momento de niña. Lo que le da miedo, lo que le da placer. Lo que sea que la niña esté viviendo en ese punto de su vida. Aún que sea un evento traumático, el adulto tiene que explicar o consolar, depende de cuál sea el caso.

Una vez a la semana puedes hacer éste ejercicio, no es necesario que te enfoques en los cinco años, puedes navegar por toda tu infancia. Cada que realices éste ejercicio, debe estar presente tu yo adulto quien será quien guie y apoye a éste niño o niña en todo momento.

Este ejercicio, tiene el objetivo hacer sentir más cómodo a tu niña o niño interior, darte la confianza de que tu adulto ahora está en control y está resolviendo los problemas. En caso de que descubras emociones que aún mantienes, verás que esa pequeña o pequeño que eres tú, te necesita y que no puedes mantenerte como cuando eras niño, porque ahora eres un adulto responsable. No omitas la posibilidad de que sea el niño quien te recuerde algo que has olvidado y que sea el adulto el que analice lo que vive en el aquí y el ahora.

También te recomiendo que antes de hacer éste ejercicio, suenes tres veces una campana y le pidas al arcángel Miguel y Gabriel que te guíen durante el proceso que vas a vivir. Esto hará que entidades del bajo astral se acerquen durante el tiempo que hagas tus ejercicios y garantizará que poco a poco irás progresando.

Recuerda que seguir manteniendo a tu niño interior herido, solo va a garantizar que el dolor se siga manifestando en tu vida y solo tú, el adulto de ahora, tiene el poder de apapachar a ese pequeño y darle lo que en ese momento no le dieron o el de darte ahora lo que en ese momento tenías.


Yo soy Nicté Bustamante @Nykte Puedes leer mis horóscopos en "Publimetro", la revista "Glamour" y el programa de revista "Tu Ciudad es" que se transmite en el canal del Gobierno del Distrito Federal "Capital 21". También escucha mi programa "Salud Energética" que se transmite por www.acusticaradio.com.mx 

Si deseas que vaya a tu estado o país a dar una conferencia o taller. O deseas que te realice una consulta, terapia, asesoría o limpieza energética o lectura de TAROT. Envíame un correo a hablacon@nykte.com y permíteme ayudarte.



2 comentarios:

  1. esta muy lindo gracias por pensar en los demás y ayudarnos a encontrar ese niño que llevamos dentro te felicito.

    ResponderEliminar

Aquí deja tus comentarios. Gracias.