viernes, 18 de noviembre de 2016

Condones para la mantequilla (Nykte visita Guadalajara)

Yo soy Nykte
Condones para la mantequilla


(Nykte visita Guadalajara)

Yo no sé porque lo rico engorda o embaraza. Deberían hacer condones para la mantequilla, que tan sabrosa sabe cuando estás de viaje o anticonceptivos para el pan, en algunos pueblos es simplemente un manjar cuando se acompaña de un café, menos mal que este delicioso líquido ni engorda ni embaraza; bueno, depende de con quien se acompañe, es como el vino, altamente embarazante y embarazoso si se toma sin medida y sin condones. 



Pero bueno, el objetivo de este post no es hablar de mis traumas y carencias sexuales, ni agobiarlos con mis frustraciones de solterona amargada. Sino describirles a la Gorda, quien con un puestecito pequeño sacó adelante a su familia y les dio estudio y trabajo a sus hijos a quienes pueden visitar en la esquina de avenida y corona y Madero. No les voy a narrar la arquitectura maravillosa de la plaza de las dos copas, ya sé que si las vemos desde arriba parecen un par de senos de mujer (pero no hablaré de eso), ni les voy a contar de los majestuosos que son: la catedral, el Teatro Degollado, la universidad de Guadalajara a quien partieron la madre al destruir en una sola noche uno de los dos edificios casi gemelos y construyeron un chorizo horrible de concreto (me queda claro que en todos lados hay gobernantes pendejos, así que no me sorprende). Sin embargo la rotonda de los jaliscienses ilustres (que no estaba iluminada, por cierto) y que cuenta con la estatua y los restos mortuorios de José Clemente Orozco, cuyo mural  emblemático de México y de mi niñez y la de todos los cuarentones de este país, descansa en mi libro de texto de primaria  y la escalera principal de Palacio de Gobierno ¡claro que sigo hablando del centro histórico de Guadalajara, no se pierdan! Ahorita sigo con la Gorda y sus deliciosa carne en su jugo que solo se ve opacada por esos frijoles que no he probado en ninguna parte y puedo tener muchos orgasmos nomas de probar un poco de ellos y no necesitan anticonceptivos porque ni engordan ni embarazan, solo olvidas el inglés y el francés por un rato. 


La cosa es que no conocí a la Gorda, pero si a Cesar quien parecía capitán, gerente o  como dicen los geeks de la Colonia Roma “manager”, pero aquí en Jalisco aún no se ven tanto esas mamadas de dedo parado. Aquí, los jarritos de Tonalá y toda esa cristalería de cerámica que tan bellamente es adornada y colorida, nos recuerda nuestra infancia a los mexicanos, es lo que hace que el restaurante "La Gorda" sea uno de los más deliciosos del país. Sin exagerar eh, claro qué hay más famosos y de dedo parado, pero la sencillez del trato, la charla y lo delicioso de la comida hicieron de mi noche un deleite en este estado, además que es un sitio al que acuden más los locales que los turistas. 

Ni que decirles del delicioso hotel francés pintoresco y centenario, en donde me hospedé, la construcción data aproximadamente de 1610 tiene unos arcos majestuosos, fantasmas sentados en las sillas que adornan los pasillos, puedo imaginarme a Miguel Hidalgo caminando junto a Josefa o a Porfirio Díaz paseando por ahí o a Pancho Villa con sus zapatos llenos de lodo y tierra, caminar por los pasillos con prisas en medio de alguna batalla que, de cierto no sé si sucedió pero en mi imaginación, las imágenes pasaron de un siglo a otro en la historia de mi bello país.


Lo más agradable del centro de Guadalajara es lo bien cuidada que están todas sus edificaciones. Sin duda el amor del Jalisciense (y de todos los humanos a sí mismos) se nota en como cuidan sus cosas. No puedo hablar igual de todos los edificios en la Ciudad de México, pero esa, es otra historia. 

Lo más divertido fue la lucha de un camión de carga y uno de pasajeros discutiendo por ver quién entraba primero a la avenida. Al paso de los siglos y tenemos que seguir echando mano de la sabiduría para dirimir problemas tan simples como quien pasa primero, bueno también sirven los trancazos, solo que en ésta ocasión no fue necesario. 

Vamos a Guadalajara y #YoInvitoYTuPagas en "La Gorda" una deliciosa cenita con condón y al despertar en medio de esa arquitectura centenaria, desayunamos en café Madrid unos deliciosos molletes que deberian venir con pastilla del día después incluida para no engordar, porque estaban deliciosos. Lo más increíble es que en este cafecito de la avenida Juárez esquina con la calle de Corona (para que lleguen fácil), van a probar el mejor café de Veracruz  (y miren que suelo andar en ese estado probando cafés en todos lados y hasta acá lo vine a encontrar), gran sabor, cremoso, amargo, fuerte, pero por favor !No le pongan azúcar! el sabor natural del café es maravilloso y su vasito con agua es para que se disfrute más del buen sabor, al refrescar las papilas gustativas para deleitarse nuevamente con este amargo y maravilloso sabor, y lo mejor, no engorda ni embaraza.

Y si andan por la plaza de armas pasen por donde está María Rita ataviada de un hermoso traje tradicional luce su juventud plena en su tercera edad, te va a cautivar solo al verla bailar y cantar hermoso y con una gran potencia de voz. 
Ahora sí, estoy lista para ir a Manzanillo, un par de conferencias y algunos maestros universales que tienen toda la pinta de alienígenas de vidas milenarias me estarán esperando y por supuesto que no me perderé de ir a la Chingada, porque ahí justo me mandaron. Luego les cuento. 







Ya saben que si desean una consulta, taller o conferencia conmigo, pueden escribirme a hablacon@nykte.com y no se pierdan mis estas historias #YoInvitoYTuPagas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí deja tus comentarios. Gracias.