miércoles, 13 de enero de 2016

La fidelidad en los tiempos del internet

Para empezar al digitar la palabra Fidelidad en Google, tenemos lo siguiente:Firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones, y en el cumplimiento de los compromisos establecidos.”

Para muchas personas damos como sinónimo a Fidelidad el no tener relaciones sexuales con otra persona cuando se tiene una relación definida. Hay quienes lo llevan al extremo de ni siquiera tener amigos que puedan ser candidatos a una actividad de orden sexual, llamadas, o incluso relación de ningún tipo con todo lo que aparente ser peligroso en la relación.


Sin embargo, la definición de Fidelidad, está más ligada a ser fiel a nuestros compromisos, es decir a lo acordado previamente en cualquier tipo de relaciones, llámense de pareja o amistosas. Esto es fundamental aclarar, pues los acuerdos en una relación de cualquier orden, son fundamentales en la comunicación y eso dependerá para definir si una persona le está siendo infiel a la otra o no.

Hoy en día, los seres humanos, sean hombres, mujeres homosexuales o heterosexuales tenemos un verdadero menú de alternativas para poder variar las actividades de todo tipo, debido a las redes sociales y al internet. Hemos reencontrado amores pasados, amigos que nos agradaban y tenemos la oportunidad de conocer infinidad de personas que pueden tener mucha mayor afinidad a nosotros que a los círculos comunes a los que hemos estado expuestos en nuestro día a día. Y esto ha abierto una enorme puerta de conflicto en las relaciones.

Un verdadero reto, pues digamos que las tentaciones están a la orden del día para todos. Antes podíamos pensar que los hombres solían ser más infieles, hoy por hoy las mujeres también tenemos muchas más oportunidades de encontrar relaciones de todo tipo gracias a los medios virtuales.

La confusión que esto genera es mayúscula y son muchas las personas que tengo en terapia intentando superar una relación que terminó debido a esto.

Como sociedad venimos de principios muy fuertes de doble moral en muchos sentidos, el siglo pasado, casi todos tenemos un abuelo, tío o incluso padre que sostenía dos o más hogares con hijos y familias sin que uno se enterase del otro, incluso tengo muchos casos de personas que a la muerte del patriarca, acuden las familias desconocidas y los restos mortuorios son una rebatinga verdadera entre las diferentes familias, pues el dilema moral de a quien le “pertenecen” es enorme.

Esto levanta un debate fuerte sobre si es justo que uno sea fiel mientras el otro no o si debemos cambiar nuestra visión de las relaciones o si es menester incrementar los castigos legales a los infieles en el afán de que la familia pueda recobrar el núcleo.

Lo que es un hecho es que las relaciones deben transformarse, encontrar nuevos puntos de comunicación y lo verdaderamente justo desde mi perspectiva es alcanzar una comunicación real en donde ambos definan si lo que les funciona es lo monógamo o no y de esta manera poder plantear una relación más libre que permita a ambos poder interactuar o no con otras personas.

Lo que ciertamente queda al paso del tiempo es que uno es fiel a sí mismo. Al final del día aquel que le miente a la otra persona es quien estaría cometiendo un acto injusto de relación. Pues no es correcto que uno sea honesto y el otro no. Desde mi punto de vista la definición original de fidelidad es lo más preciado en una relación.

Es decir: si una pareja acuerda que puede salir con otras personas ambos, pero desean tener un acercamiento más importante entre ellos, es fiel. Pero si ambos acuerdan mantener relaciones monógamas y solo uno cumple con éste cometido, entonces sí, tenemos un acto de infidelidad.

Las relaciones de pareja y familiares se están transformando y debemos encontrar el tipo de relación que mejor se ajuste a nosotros, tener muy claro lo que deseamos y necesitamos antes de lanzarnos a la pizca del amor.

El amor no se crea por generación espontánea, eso es una maravillosa infatuación que nos puede arrullar y hacernos perder un poco el piso. El amor se crea con el diálogo, la comunicación entre dos o más personas (porque no) que definan como desean vivir la experiencia como tal del amor. Lo que es un hecho es que una familia debe forjarse y formarse, con trabajo del ego, con dedicación a los miembros de ésta, con delicadeza a los sentimientos de cada uno de los participantes de ésta familia. El amor se trabaja con el sudor de la frente, de las manos, de la mente, del sexo, de la vida, de las experiencias, del diálogo y por supuesto de la comunicación. Más allá de ser importante si se tiene actividad sexual con una o más personas, lo que define el éxito de una relación es si ambos están de acuerdo en ello o no y la negociación que de esto parta.


Definir una relación con equidad y justicia es la única manera de poder salvar una familia de las garras del rompimiento de las relaciones que desafortunadamente es lo de hoy. 


Yo soy Nicté Bustamante @Nykte Puedes leer mis horóscopos en "Publimetro", la revista "Glamour" y el programa de revista "Tu Ciudad es" que se transmite en el canal de TV del Gobierno del Distrito Federal "Capital 21". 

Si deseas que vaya a tu estado o país a dar una conferencia o taller. O deseas que te realice una consulta, terapia, asesoría, limpieza energética o lectura de TAROT. Envíame un correo a hablacon@nykte.com y permíteme ayudarte


3 comentarios:

  1. Saludos Nicté...
    Yo creo que el problema en realidad radica en que no hacemos acuerdos y cada uno tiene sus propias definiciones...
    Como sabemos, es comunicación...
    Y damos por hecho que el otro piensa lo mismo, o peor aún, que va a cambiar por mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! Algo complejo, pero la práctica de la comunicación puede solucionarlo. =D

      Eliminar
  2. muy cierto, mis problemas con mi pareja son por las redes sociales, el hecho de que ella no les ponga un alto a los tipos que le dicen majaderías, la acosan o le piden encuentros sexuales me enoja, y no queda ahi, pienso que ella me lo comenta por la confianza que me tiene pero lo que no tolero es que los tenga vigentes entre sus "amigos", a veces uno como hombre da todo y muchos viven con el engaño de que los hombres somos los malos de las relaciones, solo concluyo con esta pregunta: si los hombres somos los malos de las relaciones porque somos los que mas actuamos en cuestiones de acoso y proposiciones indecorosas, la mujer no es la causante de esto? dicen que el hombre llega hasta donde la mujer quiere, entonces ella permite y el hombre de esas tendencias no se extingue por mujeres así?

    buen día

    ResponderEliminar

Aquí deja tus comentarios. Gracias.