domingo, 27 de noviembre de 2016

Para Martín Hayaat Mandujano Bustamante en su cumpleaños 16

27 de Noviembre de 2016

Corría octubre del 2002 año en que Martín Mandujano García diez años mayor que yo, arrebatara de mis manos a mi pequeño, me había arrebatado el alma, me quedé literalmente en la calle. Mientras caía en las manos de quien por cinco años me violentara y con quien tuve a mi pequeña. En el 2007 salí de ese cautiverio, desde entonces hasta ahora me he dedicado a trabajar, rehacer mi vida, sacar adelante a mi pequeña hija y llorar en algunos silencios que me permito la ausencia de mi pequeño Martín. El resto del tiempo, hago horóscopos, doy terapia y ayudo a muchas personas a superar sus duelos, sus dolores, incluso sus enfermedades.


    Actualmente doy conferencias motivacionales, místicas, energéticas como Vidas Pasadas, Matrimonio Sagrado y sobre Cristaloterapia, ayudo a quien me lo permite y en cada letra que he escrito, busco brindar una reflexión, una meditación, un análisis, un pensamiento motivador, una frase que pueda en un momento dado, transformar una vida o mejorarla. Porque yo lo hice, yo me repetí sin cansancio una frase de pequeña, “las gacelas se vencen a sí mismas”. Quienes fueron a los Scouts en los gloriosos ochentas, sabrán que existieron las Gacelas, que era el grupo para niñas de 7 a 11 años en donde pasé la mayor parte de mi infancia y adolescencia. Esa pequeña frase me hizo sobrevivir ante márgenes de dolor que pueden ser casi insostenibles para una persona. Vivir con miedo, sentir el dolor de la pérdida, ser amenazada, violentada y abusada en muchos sentidos.

    Un día comencé a repetirme, “ya nunca más” y me lo cumplí, me alejé de aquel que me violentaba. Ahora proyecto mi vida, se lo que quiero, tengo metas, objetivos, sueños. Ahora soy competitiva, brindo a diferentes medios de comunicación mis colaboraciones, radio, prensa, TV. Mi grupo de amistades es muy basto y mis espacios se encuentran en perfecta armonía, estoy trabajando afanosamente para ayudar a otros y me enfoco día con día en hacer cosas plenas.

    No he rehecho mi vida amorosa, en un principio pensé que porque estaba rota de tanto guamazo emocional, pero ahora sé que no lo hago porque no he encontrado a mi alma gemela y lo llamo cada noche a mi lado y sé que muy pronto va a estar. Pero estoy lista, ahora sé que las relaciones deben ser respetuosas, ahora soy quien soy y quien se mantiene a mi lado es porque me valora en todos los sentidos. Mis relaciones son sanas, afectivas, positivas y proyectan a futuro. No solo en lo afectivo, en lo laboral, en lo personal, en lo amistoso. Aprendí a poner límites, a decir que no, a defenderme y lo más importante, todas estas experiencias me han fortalecido. Estoy lejos de ser aquella damisela en peligro pero no guardo resentimiento a los hombres, ni pretendo lastimarlos.

    Porque si se puede transformar una vida, se puede hacer cambios radicales, se puede creerte y crearte como tú lo desees y yo, soy ejemplo de ello.

    Hoy es el cumpleaños de mi hijo, ya hubo un tema legal en su momento que fue infructuoso, no sé si fueron las leyes, los abogados, el dinero repartido o todo junto. Actualmente se está revisando el caso, pero lo cierto es que el tiempo ya pasó y lo mejor es esperar a que él se acerque. Cada año, en su cumpleaños le escribo una carta y la publico para que mi hijo la lea algún día. Este no es diferente, por eso les suplico que la compartan a todos lados, eso hará que Google la tenga a la mano en sus buscadores y así algún día mi hijo o alguien cercano a él teclee su nombre y aparezcan esta y todos los textos que le he escrito. Tal vez no cambie nada, pero si en algún momento logro hacer que su corazón se llene un poquito aún que sea con mis letras, sabré que mi tarea como su madre ha sido cumplida.

    Y si tú, estás leyendo esto y conoces a mi hijo Martin, por favor, imprime esa carta y dásela. El tiene derecho de saber que su madre lo ama.


Hijo

Para Martín Hayaat Mandujano Bustamante

    
    En mi corazón hay una cuna, en donde tu mirada dulce y amorosa se encuentra. En mi memoria, sigues siendo un niño, no el joven grande y fuerte que ahora debes ser.

    Mis manos aún extrañan tu presencia, te vi nacer y crecer como a tu hermana, a ambos les presté mi cuerpo para que iniciaran su vida, a ambos los acune en mi pecho, les brinde de mi alimento, les cuidé en sus fiebres. A tu hermana la pude ver crecer, a ti no.

    El amor es la cosa más curiosa que existe en el universo, ya que es permanente, no se inmuta ni se transmuta al paso del tiempo, el amor a mis padres sigue intacto pese a que tu abuelo ya no está cerca, el amor a mi madre a quien cuido y protejo. A tu tía Katia, que como buena hermana nos gusta molestarnos y reír juntas, algún día lo podrás hacer con tu hermana y a tu prima, mi sobrina que se parece a mí.

    El amor que un día me hizo mover mi vida para que tú nacieras, ahí sigue. Ese mismo amor que me hizo amamantarte pese a que mi cuerpo primerizo no brindaba la leche que tú necesitabas, pero soy terca hijo y obligué a mi cuerpo hasta que tú pudiste nutrirte de él.

    Luego vino el caos, en donde te arrancaron de mis brazos. Muchas historias habrán corrido por tus oídos, ninguna importa, ni siquiera la verdad, ya que en todas las historias el resultado es el mismo: tú, lejos de mí, tu madre. Y eso ya no puedo remediarlo.

   Intenté buscarte, intenté encontrarte, no pude. Porque tu padre supo esconderte y porque yo me paralicé de dolor.

    Sin embargo encontré la manera de estar siempre para ti y que nadie pueda evitarlo, por eso estoy en medios como forma de trabajo, pero también para que un día prendas la televisión, el radio o abras tu computadora y me veas, haciendo mi trabajo, lo que en verdad amo, motivar a la gente. Si yo pude sobrevivir al dolor de verte lejos de mí, ¿porqué no ayudar a otras personas que sobrevivan a sus pérdidas en la vida? a que encuentren un camino para recuperar la sonrisa, a que logren sus sueños a que vivan a plenitud y amen del mismo modo.

    Si alguien pudo evitar que yo te diera algún consejo en la niñez o que te guiara como la madre que soy, no podrá evitar que leas alguno de los libros que estoy preparando ahora, o que entres a mi página y leas todos los textos que he escrito o que leas mis twits o que tengas en la mano el periódico en donde escribo o que escuches por las noches a escondidas los horóscopos que hago en radio.

    Si escuchas y lees con atención, cada palabra tiene un consejo, tiene una guía, una dirección, una motivación, un porqué vivir y un para qué hacerlo, porque cada palabra desde mi corazón es para que tú puedas guiarte. Es como enviarte pequeñas dosis de luz, desde mi corazón. Ese alimento que de mi alma se dirige a tu alma, tiene la cualidad de nutrir otras almas. Y eso es una bendición maravillosa.
Por supuesto que me hubiese gustado dirigir tu manita para enseñarte a escribir, llevarte al kínder y hablar con tu maestra, estar contigo cuando alguno de tus compañeros te molestara, platicarte de sexo y darte los mejores consejos para que tu primera vez sea la mejor experiencia de tu vida.

    Me gustaría estar a tu lado ahora que te estás convirtiendo en adulto, se que te cuesta trabajo mantenerte en los estudios, pero te voy a recordar algo, tu eres un ser humano con una inteligencia increíble, eras capaz de resolver dos rompecabezas al mismo tiempo antes incluso de comenzar a caminar. Eres un joven que tiene una brillantez extraordinaria, que debe ser llevada a su máxima potencia. Pero cuando sentimos dolor, el conocimiento pasa a segundo término.

    Hijo, yo creo en ti de una manera que nadie podrá hacerlo, porque te tuve dentro de mí, recuerdo tu manera de mirar y puedo saber lo que hay ahora en tu corazón, mi pequeño gran Martín, sabes que estaré para ti en el momento en que tu lo decidas, puedes llamarme y buscarme, juntos encontraremos la manera de que resuelvas cualquier problema que ahora tengas. Tengo herramientas y métodos para ayudarte y juntos superar cualquier crisis en la que te encuentres ahora.

    Hoy estás dando el primer paso para tu ser adulto, ahora que cumples tus 16 años, puedes elegir por ti mismo el llamarme, no tienes que tener el permiso de nadie. Ya puedes tomar algunas decisiones y actuar en base a tu corazón.

    Te suplico que seas sabio al actuar, que pienses que cada palabra y cada acto tendrán consecuencias. Las cuales solo tú tendrás que superarlas. Te recuerdo que tienes una madre que ahora es muy fuerte pero te necesita, que te ama y está dispuesta a andar hombro con hombro a tu lado para apuntalarte y hacerte el gran hombre que ya eres en potencia.

    Tuve que resistir todos estos años, al inicio las leyes no actuaron a mi favor y en los últimos años en que la legislación cambió, haciendo la alineación parenteral, el secuestro entre padres y las amenazas algo ilegal, dándome recursos para ahora si iniciar un proceso que te trajera a mi lado,  ya habías crecido demasiado. Así que lo mejor era esperar, pero hoy, cumples una edad casi independiente, eres un pre adulto y puedes tomar decisiones. Y yo, aquí estoy hijo, ahora si puedes llamarme cuando lo desees y yo haré lo necesario para que si así lo deseas, comencemos a vernos y reconocernos nuevamente.

    Lo pasado es irrecuperable, pero el presente, es elección tuya y lo que ahora decidas, tendrá repercusiones para tu futuro.

    Mientras tanto hijo, yo seguiré afanosamente escribiendo, enviando mensajes de mi corazón para ti, para tú hermana y para mí misma. Desde mis horóscopos, mis libros y mis textos.


Te amo.

Nicté Bustamante
5530779785

1 comentario:

  1. Con todo mi corazón deseo que llegue a tí, muy pronto a tu hijo.

    ResponderEliminar

Aquí deja tus comentarios. Gracias.