lunes, 21 de febrero de 2011

Entre Sabios y Pendejos Por Nicté Bustamante

(Texto publicado el 21 de febrero del 2012, editado y republicado el 21 de enero del 2014)


 Entre Sabios y Pendejos 
Por Nicté Bustamante
@Nykte
hablacon@nykte.com

Abrir los periódicos me genera ¡tanto conflicto! Parece que siempre es lo mismo: Unos dicen, otros dicen que dijeron y otros dicen que jamás dijeron nada. La cosa es que seguimos con problemas y las pendejadas de unos y otros, saltan como piojos en un salón clases de una escuela de niñas.
Mientras intentaba pensar sobre que escribir, me dije: hablemos de la diferencia entre sabios y pendejos (sin hacer alusión a ningún político, ex novio o persona en particular).

¿Habrá diferencias entre este tipo de personas? Entonces intenté (en mi pensamiento) dirimir las diferencias y esto es lo que sucedió:


  • Como todos sabemos, un pendejo se equivoca constantemente; ¿Un sabio? También.
  • Un pendejo suele cometer el mismo error… ¿Un sabio? También.
  • Me puse a pensar que un pendejo suele llorar y sufrir por sus errores; ¡Claro que el sabio también!
(Hasta aquí íbamos parejos con esto de los sabios y los pendejos…)
  • Entonces me hice a la idea de que los pendejos suelen compadecerse y sentir que la vida termina cuando algo no es como ellos desean y tienen que reconocer que son pendejos (bueno cuando lo hacen, pasan a ser sabios. Porque solo los sabios reconocen sus pendejadas).
  • El pendejo suele ser una persona, necia. Pues pese a saber que ese no es el camino insiste pasar por ahí, no importándole que todas las veces caiga en el mismo hoyo y ya de viejo se da cuenta del tiempo que perdió; el hoyo no cambio y él envejeció. ¿Y el sabio? Se levanta neciamente cada vez que cae en un hoyo. Procura encontrar siempre hoyos nuevos y cuando llega a adulto mayor reconoce a todos los hoyos en los que cayó y sabe lo importante del tiempo en que aprovechó para levantarse de ellos y es consciente que fueron fundamentales para sostener el conocimiento que ahora ostenta.
  • El pendejo se ríe de sus pendejadas; el sabio también.
  • El pendejo goza la vida simple y sus simplezas; el sabio también lo hace, solo que en ello encuentra lo complejo.
  • El pendejo es pendejo porque emplea una y otra vez su voluntad en elecciones pendejas; el sabio también. Solamente que hace sus pendejadas consciente de que pueden ser pendejadas.
  • El pendejo cree que es perfecto y eso le hace ser el perfecto ejemplo de que la perfección no existe. El sabio, es consciente que solo a través de la imperfección puede aspirar la perfección algún día y reconoce de éste modo el camino a la sabiduría: un largo recorrido infinito.
  • El pendejo es pendejo porque así lo desea y el sabio emplea su voluntad en solo ser y eso lo hace sabio.
  • El pendejo es necesario para la sociedad, porque sin sus pendejadas, la vida sería más aburrida. El sabio sabe divertirse pese a las pendejadas del pendejo, púes sabe que siempre habrán pendejos en su vida que intenten arruinar la belleza implícita en el diario vivir.
  • Pero lo más importante es que el sabio sabe que en cualquier momento y con cualquier pendejada se puede comportar como buen pendejo y cuando se descubre siendo pendejo, entonces corrige el error.
Así, entre tanta sabiduría y pendejada, junta, escrita y pensada; llegué a una conclusión: todos somos pendejos que podemos aspirar a ser sabios alguna vez. Claro, mientras nuestras pendejadas sean creativas y novedosas y nuestra actitud hacia ellas, sea positiva y de aprendizaje.

Para corregir nuestros errores podemos necesitar sabiduría y un buen amigo. Pero para cometerlos, solo necesitamos un instante en que nos apendejemos y no reconocerlo nos hace ser un "buen pendejo". 


Yo soy Nicté Bustamante @Nykte Puedes leer mis horóscopos en "Publimetro", la revista "Glamour" y el programa de revista "Tu Ciudad es" que se transmite en el canal del Gobierno del Distrito Federal "Capital 21". También escucha mi programa "Salud Energética" que se transmite por www.acusticaradio.com.mx 

Si deseas que vaya a tu estado o país a dar una conferencia o taller. O deseas que te realice una consulta, terapia, asesoría, limpieza energética o lectura de TAROT. Envíame un correo a hablacon@nykte.com y permíteme ayudarte.

13 comentarios:

  1. De acuerdo contigo, decía Samuel Beckett "Equivocate, equivocate de nuevo. Equivocate mejor" Experimentar y aprender de los experimentos es necesario para aprender.

    ResponderEliminar
  2. Interesante Columna Nykte y mientras no respetemos los diferentes puntos de vista de los demas estara en el aire la pregunta seguimos siendo pendejos o actuamos como tal porque somos sabios?
    Y reafirmo que para corregir nuestros errores necesitamos sabiduria y un buen amigo.
    Exito en todo Nykte
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LO que usted necesita es una buena dosis de verdades...dejar de ser mentiroso y ubicarse. Dejar de andar de pedofilo , ya le dije que lo voy a buscar, lo voy a encontrar y lo entregaré con las autoridades mexicanas, en pocas palabras deje de hacerse pendejo hijo de la chingada.

      Eliminar
  3. interesante columna la verdad creeo que es verdad lo que dice

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto mi estimada Nykté... ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. De repente recordé (y a lo mejor no tiene que ver con el tema) que aquí en nuestra sociedad.. el pendejo es aquel que es noble, honesto, cívico y educado. Y lo contrario es lo de hoy, es la neta.. si no no avanzas.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, está buenísimo, felicidades
    Tal vez no en el mismo sentido, pero me gustaría compartir contigo y tus lectores el siguiente proverbio de Aristóteles: "Un hombre sabio es aquel que siempre piensa todo lo que dice y que nunca dice todo lo que piensa"
    Un saludo cordial y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Aprovechando que tocaste éste tema, te sugiero para un futuro hagas una columna en relación a las diferentes clasificaciones que existen en el mundo de los pendejos. Muy atinada la alución que sobre la frase de Aristoteles hace Jesús Torres Navarro. Agregandole que el pendejo dice todo lo que va a hacer y hace hasta lo que no dice. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. el pendejo, entre mas lo niegas, mas lo eres...

    ResponderEliminar
  9. Muy cierto, dicen que el pendejo grita, el inteligente opina y el sabio escucha...

    ResponderEliminar
  10. Las tendencias comparativas suelen ser engañosas, buen sentido de analogias e irregularidades mas sin embargo todo ser es consecuencia de sus circunstancias. Tenemos que precisar tambien las expresiones utilizadas y sus diversos conceptos que difieren a lo largo de su narrativa. Mantener una posicion de critica y establecer las consecuencias de la misma nos puede llevar a encontrar conclusiones originalmente inaceptadas pero al mismo tiempo comunes a quienes pretenden dar puntos de vista sobresalientes y trascendentes en el medio en que se desenvuelven.

    ResponderEliminar
  11. Me acuerdo de todas las veces que hice tremendos corajes cuando te agredian. En las épocas de sdp.

    ResponderEliminar

Aquí deja tus comentarios. Gracias.